La limpieza y decapado de fachadas con agua a alta presión se utiliza cada vez más sobre todo en superficies ya pintadas, en mal estado ya que con ello conseguimos quitar la pintura mal adherida, sales y moho de la superficie a tratar dejando el paramento consolidado y limpio preparado para una posterior aplicación de revestimiento el cual tendrá muy buena adherencia.

Aralia cuenta con equipos específico con una presión y caudal determinados imprescindibles para este tipo de actuaciones.

Esta técnica de decapado se está imponiendo a otro tipo de técnicas como la proyección de arena de silice, la cual tiene el inconveniente del polvo generado en suspensión ( grandes cantidades inhaladas provoca silicosis), molestias en las zonas colindates y retrasos en la ejecución de trabajos por la gestión de residuos.